top of page

UNA BUENA VISIÓN

Para que un niño tenga un desarrollo normal de la visión, son necesarias buenas condiciones anatómicas y fisiológicas, además de estimulación lumínica.

Esto se debe a que la luz, al llegar a la retina, estimula una capa de células fotorreceptoras, llamadas conos y bastones, de donde se originan las ondas eléctricas que, por medio del nervio óptico, son llevadas hasta los centros visuales del cerebro.

En este lugar, esos estímulos eléctricos son transformados en imágenes o sensaciones visuales.

bottom of page